jueves, 29 de mayo de 2008

Paulo Coelho, 20 años de alquimia.

Hace 20 años se publica la primera edición de “El Alquimista”, obra célebre y más conocida del escritor brasileño de 60 años aún, Paulo Coelho , quien comenzó escribiendo canciones para Elis Regina y hasta el momento va 16 libros bajo las manos, varios premios –entre ellos: “Golden Medal of Galicia” (España, 1999), "Order of St. Sophia" (Ucrania, 2004) y demás países europeos y Estados Unidos–. Cabe resaltar que el prolífico escritor luego de su peregrinación en 1983 del Camino de Santiago, escribe "El peregrino de Compostela (Diario de un mago)" y trasciende hasta El Alquimista (1988) en donde el personaje principal cumple el mismo nombre, su vida hippie lo llevó a encontrar ese hado inspirador que hasta ahora podemos leer en sus dos últimos libros: "El Zahir" (2005) y "La Bruja de Portobello" (2006).

Hoy en la localidad española de Avilés (Asturias, norte) La Fundación Niemeyer desorolla eventos en los cuales Paulo Coelho participa en la lectura pública del libro y una conferencia en el Teatro Palacio Valdés donde los lectores podrán preguntar desde cualquier parte de mundo vía Internet, una exposición de las portadas que tuvo el libro en ediciones originales y la donación de 200 ejemplares para las bibliotecas asturianas.
¿Por qué tanta venta?

La temática de El Alquimista –en partes metáfora axiológica– es adaptable a cualquier persona que persigue un sueño en común pues todos tenemos alguno en algún momento de nuestra vida, en este caso: la Piedra Filosofal. Mezcla la naturaleza como aliado recíproco al ver el empeño que el ser humano (Santiago) pone en su caminata por los desiertos ocasionales.
A la par, su forma envolvente ha dado frutos en posteriores libros que tienen el mismo propósito.
Así que no podría ser tan obviado leer en algún momento este libro.

Cuando empecé a leer de manera más constante, el autor que me impulsó a ese gigante mundo literal, fue Paulo Coelho con “Verónica decide morir”, que en su momento los valores que tal vez necesitaba me fueron descubiertos por mí a través de cada letra suya. No me intimida decir que comencé con un autor que en oportunidades es considerado de autoayuda, ya que la lectura, sea cual sea, siempre es buena tanto como para la cabeza como para el alma. Actualmente leo de vez en cuando a Paulo Coelho con su columna dominical en la sección Mi hogar de el diario El Comercio, porque aunque crea ser autosuficiente con mis propios problemas, me es reconfortante leer algo de sus “enseñanzas”. Sé que también sigue el mensaje de PAZ de la ONU, es fundador del Foro de Davos (que reune gente importante en el aspecto económico y social a fines del bienestar mundial).


Fotos: paulo coelho, paulo coehlo, wisdom, inspiration, life, warrior of light de aart.hilal / Flickr.com; Internet y Paulo Coelho de El Mundo de MuD / Flickr.com

3 comentarios:

Alatriste dijo...

Un crack el amigo Paulo.

Bonito homenaje el que le haces.

Yo también soy lector suyo.

Un abrazo fuerte, amigo.

mr_eMe dijo...

debo confesarlo,
no me gusta paulo c.
pero me gustas tú,
y no me importa el resto.


salu2.

:)

Milagros Sánchez dijo...

Sólo podría decir maravillas de este autor que gracias a su interesante aportación filosófica en contacto con la sabiduría oriental, de ahí que sus obras vengan a ser "terapéutica espiritual", sin duda menos costosa y "más fácil" que una psicológica, basada naturalmente en "recetas" que puede aplicar cualquier lector siguiendo simples pasos o recomendaciones generales.
Te dejamos besos multicolores

Mi vicio...

¿Jugamos Ping-pong?