martes, 4 de marzo de 2008

No puedo ponerle título

No entendía el porqué antes tuve miedo a decírtelo o aunque muchas veces me ha llenado de hesitación después de haber estado contigo en esos momentos…

Si tal vez me censuren, veten o nieguen sentirlo, es imposible poder olvidarte cada día -¿obsesión?-, para qué definirlo o ponerme en un sector que todo lo sabe. Soy feliz mientras pueda observarte, tocarte, sentirme tocado por ti.

La brújula ya dónde se encontrará, hace mucho que la perdí a causa de nada pues no me es tan necesario mas sí útil, de eso vinieron pesares. Recordaba: nada es fácil por ese modo. Si le agrego este elixir podría ser la pócima segura.

Si habría que pedir disculpas, las hice. Te extraño tremendamente. Entre cada conversación mi necesidad se incrementa. ¿Para qué ya necesito estar loco?

Si lloraría con alguien por todo lo que me está pasando, lo haría contigo… con ese rubor que de vez en cuando me posee cada vez que estoy por verte.

Siempre te recuerdo con el rictus que me hace aumentar defensas, pero nada se compara a sentir tus labios cerca.

Lo que siento me da más impulsos a seguir avanzando con mis proyectos personales, instintos son los que quizás me conlleven a querer.


Un abrazo tuyo se ha convertido en un paraíso, un sueño del que el hado habrá de llevarme hasta el día final.

Y que los desesperados relojes... se vayan. Venga una y otra vez Every breath you take de The Police.

P. D.: Aunque luego me ría o me decepcione leyendo esto.

Me olvidaba... la pintura: Aphrodite-Knidos de Salvador Dalí

4 comentarios:

hawwah dijo...

Gracias por visitarme y comentar, ulrike...¿sigues sin poder ponerle título a tu escrito?

saludos!

Milagros Sánchez dijo...

¡Cuánta pasión desbordas y qué encendidos sentimientos despertó en ti aquel que ahora tan desesperadamente extrañas!
Besos multicolores de Bonsai y míos!!

Ulrike-88 dijo...

No, los sentimientos no creo deban llevar títulos mas sólo ser sentidos. Gracias por la visita también.

Extraño... los seres humanos nos volvemos extraños cuando llegamos a sentir esto, cuando ya la poesía no existe y puedo sentirme bien.
Saludos también para Bonsai y que pasen un buen fin de semana.

Sayuri dijo...

Un abrazo tuyo se ha convertido en un paraíso….

Sé lo que es sentir eso, hay que aprovecharlo, sentirlo intensamente, disfrutar, ser feliz.
El tan dicho “carpe diem” es realmente una realidad para las almas enamoradas.
Un beso

Mi vicio...

¿Jugamos Ping-pong?